Curva de Laffer: La Relación entre impuestos y recaudación


En un artículo anterior hable de la curva de Phillips que en resumidas cuentas dice que existe una relación inversa entre la tasa de desempleo y la tasa de inflación. Una curva un tanto más innovadora (en principio) es la curva de Laffer. Pero de qué se trata esta curva?  Curva de Laffer: La Relación entre impuestos y recaudación

La curva de Laffer se hizo famosa en el año 1978 cuando el escritor de The Wall street Journal Jude Wanniski escribió un artículo acerca de una cena que había compartido con Arthur Laffer.




La idea de Laffer puede resumirse en el siguiente gráfico, que se explica a continuación.

curva de laffer

Si la tasa impositiva fijada por el Gobierno es del 0% no va a recaudar nada. En el otro extremo, si el Gobierno pone una tasa impositiva del 100%, tampoco va a recaudar nada, sencillamente porque a nadie le gustaría trabajar solo para pagar impuestos. Llegado este caso se retomaría la economía del trueque donde el panadero le cambiaría el pan al médico para que el médico le cure su dolor de espalda

 

Esta curva tiene dos efectos en los ingresos impositivos para el gobierno: uno aritmético y otro económico. El efecto aritmético es estático, lo que significa que si las tasas impositivas se reducen, los ingresos por impuestos por cada dólar ganado (o la moneda que sea) también se reducirá en la misma proporción y viceversa en el caso de aumento en las tasas.

Por ejemplo, suponiendo que se tiene un impuesto del 1%. Si dicho impuesto logra recaudar U$ 1 millón, lo que se puede asumir en principio es que si se sube el impuesto al 2% se recaudará U$ 2 millones; y si el impuesto es del 6% se asume que será U$ 6 millones.

 

El efecto económico reconoce el impacto positivo que tiene una disminución en las tasas impositivas en el trabajo, en la producción, en el empleo; los cuales reciben un incentivo para aumentar las actividades. En contraste, las altas tasas penalizan a las personas que se quieran comprometer con las actividades.
Que sucede en el punto B del gráfico? Los engranajes de la economía están bien aceitados, casi sin frenos, se mantienen en un nivel elevado. Sin embargo, el Gobierno recauda poco, igual que el punto A el gráfico.

En el punto A por otra parte, aunque los impuestos son bastante elevados, el Gobierno no llega a percibir mayores ingresos. Existen diversas razones para que esto suceda. Por ejemplo, los grandes empresarios podrían encontrar contraproducente seguir trabajando como antes. Las empresas podrían dedicarle menos dinero a la investigación y desarrollo de nuevos productos. Otra situación puede ser que el Gobierno precise imponer fuertes cargas fiscales para programas de ayuda social, con lo cual habrá millones de personas que no sientan incentivo para trabajar, total “para qué voy a trabajar si puedo conseguir dinero del Estado sin hacer nada?”.

Toda esta suma de factores hacen que los ingresos por impuestos decaigan.
Como se observa en el gráfico, existe un punto donde la recaudación es la óptima. Es es el punto E. Dicho punto de recaudación máxima no necesariamente se encuentra en el 50%. La forma de la curva de Laffer cambia, es dinámica. Por ejemplo, en momentos de guerra la población está más predispuesta a hacer sacrificios, con lo cual se aceptarían altas tasas fiscales sin que esto necesariamente afecte a la plena producción.

 

Cabe destacar que el valor de la curva de Laffer es más bien conceptual, o sea como una forma de expresar una idea.

En la realidad, la curva de Laffer es bastante diferente.

curva de laffer en la realidad

(Fuente: Knotted doughnuts de Martin Gardner)

Ningún economista conoce como se ve de verdad la curva de Laffer y aún si lo supieran no sabían con exactitud en que parte de la curva se encuentra la economía, si por sobre el punto E o por debajo de él.

Lo que se puede ver a todas luces en el último gráfico, denominado curva Neo Lafferiana  es que esta sólo es similar a la curva de Laffer en sus extremos. Después de todo, la curva original tenía algo de aplicabilidad a la realidad.

Haciendo un análisis de un punto t sobre el eje de las tasas impositivas, al trazar una recta horizontal en dicho punto se observa que la misma corta a la maraña en varios lugares. Esto se interpreta como dada una tasa impositiva, los puntos donde corta dicha recta son las recaudaciones que mayor probabilidad tienen de suceder.

Si se toma un valor cualquiera del eje de recaudación de los impuestos, digamos r, se observa que el eje vertical en este valor corta a la curva en varios puntos. Esto puede interpretarse como las tasas impositivas con máxima probabilidad de producir una recaudación fiscal r.

Si seguimos esa lógica puede observarse en el gráfico que no hay una, sino varias tasas fiscales posibles que pueden lograr la recaudación máxima (hay varios E en la gráfica)

Un poco de historia

Según cuenta la historia en 1974 Wanniski, un escritor The Wall Street Journal, se encontraba en una cena con el entonces presidente Ford, Rumsfeld y Cheney. En un momento dado se suscitó una discusión acerca de un aumento en los impuestos, el Doctor en Economía Arthur B. Laffer tomó una servilleta y dibujó una curva en la que mostró la relación existente entre las tasas impositivas y los impuestos. Tiempo después, en 1978 Wanniski la bautizó curva de Laffer recordando aquella cena.

Sin embargo, cuando se le consultó a Laffer acerca de dicha cena el dijo no recordar haber tomado una servilleta para dibujar y explicar su concepto, aunque tampoco negó haberlo hecho. Por otra parte, también dijo que usaba este gráfico muy a menudo en sus clases para explicar dicha relación.

Aunque la curva de Laffer lleve su nombre, la idea detrás del concepto es bastante antiguo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 14 =