Que es default y default técnico


Para explicar lo que es un default pensemos en lo siguiente. Digamos que le presto 10.000 USD a Juan. Él por su parte se compromete en devolverme todo este dinero junto en 5 años  y además me va a pagar una tasa de interés anual del 4%.

 

Juan cumple religiosamente el pago anual de los intereses (400 USD anuales), pero llegado el 5to año no está en condiciones de poder devolverme los 10mil USD en dinero líquido, aunque esto no quiere decir que no tenga otros activos para hacer frente a su deuda, como por ejemplo un auto usado, materiales para la construcción que no ocupo, etc.

 

Juan entró en lo que se conoce como default. Es decir que Juan (el deudor) deja de realizar los pagos que me corresponde a mi (el acreedor) por haberle prestado el dinero.

Juan puede ser una persona, una empresa o incluso un Estado.



Ahora bien, cuando un Estado emite deuda a esta se la conoce como Deuda Soberana. Y cuando dicho Estado no puede pagar ya sea los intereses o amortizaciones de su deuda soberana en las condiciones que había pactado que lo haría, se dice que dicho Estado ha entrado en default.
Ejemplos de Estados que han entrado en default tenemos como para hacer dulce, es decir muchísimos. Tal es así que los economistas Rogoff y Reinhart han contabilizado más de  250 defaults en deudas soberanas desde 1800 a la fecha. Su conclusión es que estos son inherentes a la economía global.

 

Hay que distinguir el default de la insolvencia. En este último el deudor no puede hacer frente a los pagos que tiene pendiente con el acreedor. En cambio en el caso del default el deudor no tiene activos lo suficientemente líquidos para pagar al acreedor.

 

En el caso de que el acreedor entre en default,  este deberá negociar con su acreedor como hacer para realizar los pagos pendientes. Esto conlleva a una reestructuración de la deuda, lo que usualmente implica una modificación de los plazos y tasas de interés. Esta reestructuración se hace dentro de un marco legal y con supervisión externa por parte de los órganos de la justicia.

 

Pero entrar en default, no es un proceso que no tenga serias implicancias en el futuro. Usualmente cuando un Estado entra en default, la próxima vez que quiera colocar deuda soberana en los mercados, estos le cobrarán una tasa de interés mayor, dado que los inversores ven de parte del emisor de la deuda un mayor grado de incertidumbre y por ende riesgo. Y como ya es conocido, cuando el riesgo es mayor hay que encontrar una forma de tentar a los que ponen la plata.

 

Default Técnico

Un tema que se abarajo mucho en Julio de 2014 en Argentina por el problema con los fondos buitres fue el default técnico.

Un estado puede entrar en default por dos causas. La primera de ellas se debe a que el país no cuenta con los recursos suficientes como para pagar su deuda. En este caso el default es voluntario.

 

Cuando el Estado está en condiciones de pagar pero no puede hacerlo por cuestiones técnicas se dice que esta en default técnico. Este es un default involuntario.

 

En el caso de Argentina en Julio de 2014, el Estado estaba en condiciones de pagarle a los tenedores de bonos que habían entrado en el canje, el Estado QUERIA pagarles, ya que incluso realizó los depósitos correspondientes en los bancos encargados de realizar las transferencias a los bonistas.

 

Sin embargo, el juez Griesa dispuso que si Argentina no pagaba la totalidad de lo reclamado a los fondos buitres, entonces tampoco podía hacerlo al resto de los bonistas y por lo tanto congeló los depósitos.

Hasta que finalmente se resolvió la situación, Argentina había entrado en default técnico.
Pero Argentina no fue el único caso. También Estados Unidos casi entra en default técnico en 2011 cuando el Congreso no quiso aprobar un aumento en el límite de la deuda pública para poder pagar a sus acreedores con bonos. En este caso el Estado también estaba en condiciones de pagar su deuda, pero se veía imposibilitado involuntariamente. Finalmente el congreso decidió aumentar este límite y el default técnico no se produjo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =